Patricia Sánchez

Patricia Sánchez Pérez

Hola!

Bienvenido a Yoga Taronja, mi pequeño rincón en la red desde donde comparto la práctica del yoga. Mi nombre es Patricia y soy originaria de Cullera, una ciudad costera de Valéncia, aunque después de haber trotado 10 años por el mundo actualmente me encuentro gozando de mi 33 vuelta al sol en Altea, Alicante.  

Patricia llegó al yoga durante el bachillerato cuando tenía 17 años y desde entonces ha estado practicando diferentes estilos de la disciplina. Después de 11 años de práctica intermitente en estudio y autopráctica, completó su primer YTT en 2014 con Sidhi Yoga, Dharamshala, donde obtuvo un certificado de multi estilos y se enamoró del Yin yoga y las prácticas ayurvédicas. Hasta 2020 ha ido complementando su experiencia docente sumando 2.500 horas de enseñanza sobretodo en Yin yoga y Hatha-Vinyasa yoga con CPD’s mientras continúa sus estudios académicos en Artes Liberales y un MBA en Auditoría Ambiental.

Las enseñanzas de Patricia incorporan movimiento consciente, alineación anatómica funcional, filosófia del yoga, prácticas de pranayama y quietud meditativa. A menudo proporciona variaciones y ajustes que ayudarán a todxs a sentirse cómodxs en su práctica. Su pasión por las ciencias naturales, las ciencias sociales, las artes y las humanidades se refleja en sus enseñanzas, haciendo de sus clases un espacio seguro e inclusivo donde todxs son bienvenidxs.

Además de las clases públicas, individuales y online, a menudo organizo talleres, masterclases y eventos con un enfoque holístico. Siempre hay algo cociendose así que no te olvides de echar un vistazo a nuestro horario!

Yoga Taronja - Patricia Sanchez - Yoga Move Two

Un pensamiento crítico y consciente

En el yoga y en general en la vida me encuentro siempre en un proceso de aprendizaje y desaprendizaje. Muchas veces empezamos con la práctica del Yoga sin un cuestionamiento de nuestras creencias. A veces caemos presxs de creer que el yoga es una moda fácil de culto al cuerpo, a lo bello, flexible y fuerte. Otras veces caemos presos de la creencia de que es una comedura de coco, la tachamos de rara o esotérica, o todo lo contrario, la elevamos por los cielos y la adoramos como milagrosa sin darnos tiempo a conocer sus principios. Yo he caido en casi todas, por eso hoy día no me gusta aferrarme a ningúna creencia porque he aprendido que las respuestas se encuentran precisamente en el cuestionamiento de éstas. 

Más allá de compartir mi paz interior y amor por el yoga he tenido que desarrollar un pensamiento crítico para contribuir a que quien practique conmigo sean conscientes de estas creencias que a través de la publicidad nos dice que la imagen es lo más importante. El yoga no es alcanzar nuestra idea de perfección y la Âsana no funciona sola porque el Yoga es un método trinitario donde âsana, prânâyâma y dhyana forman una unidad. Además el yoga en cada cuerpo se manifiesta de manera diferente y no hace falta ser flexible o hacer el pino con una mano para practicar yoga o ser una buena maestra.

Desmitificar el yoga y desaprender lo que hemos aprendido a oscuras es algo que nos puede incomodar al principio pero nos va a ayudar a despejar las piedras seguras para poder cruzar el río de una orilla a otra. Por eso evito caer en dicotomías mejor/peor bueno/malo, porque no deseeo quedarme encerrada en una definición del yoga fija e inamovible. Honrro y aprendo de la mano de muchos maestros y de cada maestro hay algo nuevo que puedo aprender, de sus técnicas, conocimiento o de como responden los egos. En definitiva hay que incorporar el principio de Aparigraha a la práctica del yoga y desapergarse de nuestra zona de confort. Mientras disfrutamos de estudiar las teorías y fundamentos generales de los libros y hay que experimentarlos con nuestra práctica. 

Namasté

Yoga con Patricia y Clara en Montaña de Cullera

Yoga Es Sanación

El yoga para mí ha sido un proceso de curación. Mi relación con el yoga comenzó a los diecisiete años cuando empecé a tener problemas de lumbares y de caderas causados por la práctica de la gimnasia rítmica durante la adolescencia. La ansiedad y la psoriasis llegaron más tarde cuando necesariamente tuve que dejar de practicar gimnasia. Después de probar diferentes métodos de curación y rehabilitación, el doctor mencionó comenzar a practicar yoga.

16 años después puedo verme recuperada de los problemas lumbares y de cadera, la psoriasis se ha ido y la ansiedad ya no es la dueña de mi vida. Me gusta tener una relación sincera con el yoga, entiendo que no ha sido la cura de todos mis males pero ha sido mi compañero fiel en este proceso de sanación. 

Me considero una alumna permanente, siempre aprendiendo como profesora. Siempre encuentro en el yoga las ideas y herramientas para rascar la superficie del ego y poder descubrir lo que realmente está sucediendo dentro de mí. Espero que mi experiencia pueda inspirar a otras personas a encontrar su propio camino en el yoga.

Yoga Es Activismo

Como una niña curiosa con padres que aman viajar, me apasiona la belleza y sinergías que se dan en el planeta tierra y la autenticidad de las comunidades que lo habitan. Esta pasión me llevó a estudiar Turismo, Antropología Social y Cultural (que nunca terminé), estudios superiores en Artes Liberales y finalmente MBA en Auditoría Medioambiental. Esta educación me ha ayudado a poner en práctica los valores universales del yoga, caminos que conducen al bienestár propio y del entorno. Por eso cuando no estoy enseñando, estudiado o prácticando yoga me gusta contribuir en hacer del mundo un mejor lugar y más justo colaborando en otros proyectos. 

India Yoga Teacher Training

EL YOGA ME LLEVo POR TODO EL MUNDO.

Los Inicios

Estoy muy agradecida con todos mis maestros, después de haber practicado Sivananda desde los 17 años con Mayra Serra Aragó, mi maestra local en Cullera, quien me introdujo a la práctica de yoga.

Perspectiva Oriental

Durante mis veinte años, la práctica de yoga me llevó por todo el mundo, asistiendo a clases de Dorothy Waetford, Shakti Naam Yoga en Nueva Zelanda. En 2014 decidí profundizar mi práctica de yoga, así que realicé un curso de 200 horas de profesorado de yoga de estilos múltiple con Siddhi Yoga, en Dharamsala, India.

Aprendí sobre los diferentes estilos de la disciplina; Hatha, Vinyasa, Ashtanga, Terapéutico-Yin y Meditación con maestros muy conocedores como la Dra. Amrita Sharma, quien me presentó el ayurveda y los principios anatómicos del yoga. Hari Om, quien me enseñó la práctica de Ashtanga / Vinyasa, Veet Jayo, quien me presentó las diferentes prácticas de meditación derivadas de Osho, Mahinder Prasad, quien me enseñó acerca de la alineación, los ajustes, el yoga terapéutico yin, y Gurú Muk, quien compartió con nosotros la práctica del Hatha yoga tradicional y las ideas de la filosofía e historia del yoga.

Durante mi tiempo en el norte de India tuve el regalo de asistir a las enseñanzas del Dalai Lama y meditar con monjes tibetanos. Esta experiencia fue una oportunidad muy enriquecedora a muchos niveles.

Perspectiva Occidental

Durante los cinco años que he vivido en Bristol, Reino Unido, he tenido la oportunidad de seguir estudiando YTT y crecer rodeada de maestros experimentados como Laura Gilmore de Bristol School of Yoga y Karen Kirkness de MeadowLark Yoga, con quienes profundicé mi conocimiento en las artes del ajuste. Kim Kriyasagar de Yoga London, con quien amplié mi conocimiento en ayurveda para poderlo incorporar en la práctica de yoga, y el equipo de Dru Yoga con quien aprendí a fusionar yoga y danza.

Mi Comunidad Internacional De Yoga

Mientras soy maestra de yoga, también trato de ganar tiempo para mí misma, practicando con mis colegas maestros de yoga. Mi comunidad de yoga se ha expandido tanto que me gustaría agradecerles a todos por continuar compartiendo esta experiencia.